Ofertas en Linio

23 de mayo de 2014

Crimen y castigo

¡Hola, hola! ¿Cómo les va por acá? Les cuento que tengo muchísimo por contarles. Comenzando por tres reseñas pendientes, ¿se imaginan todo lo que ha pasado? El punto es la bebé sufrió varicela. Así que eso me tuvo un poco alejada de acá. Pero gracias al Kindle, muy activa. Ella está súper bien porque gracias a Dios la habíamos vacunado a principio de año y no le pegó muy duro a mi pequeña heroína. Así que aclarado el tema, vamos al grano:

Sinopsis:

La historia narra la vida de Rodión Raskólnikov, un estudiante en la capital de la Rusia Imperial, San Petersburgo. Este joven ve truncados sus sueños por la miseria en la cual se ven envueltos él y su familia (su madre y hermana), miseria que le obliga a congelar sus estudios por falta de dinero. En búsqueda de dinero llega a conocer a una vil y egoísta anciana prestamista, en cuya casa empeña algunos objetos de valor.

Raskólnikov decide asesinar a la anciana, no tanto con el objeto de robarle -de hecho, abandona en un escondrijo y no hace uso del botín que saca apresuradamente de la casa de la prestamista tras su asesinato- sino por considerarla un ser humano inútil para la sociedad, un piojo que sólo puede entorpecer a quienes la rodean. Sin embargo, la posición de Raskólnikov es mucho más compleja: ha asumido que la sociedad se halla dividida en dos tipos de seres humanos; aquellos superiores que tienen derecho a cometer crímenes por el bienestar general de la sociedad y aquellos inferiores que deben estar sometidos a las leyes, cuya única función es la reproducción de la raza humana. La única justificación moral que puede tener la acción de Raskólnikov es que él sea un hombre superior, en cuyo caso no ha de sentir ningún tipo de arrepentimiento por su acción. Pero su humanidad se hace presente y le lleva a realizarse muchos cuestionamientos.

Mi opinión:

Bueno, cuando leí Ana Karenina les conté que me había parecido pesado y qe el autor hacía demasiadas reflexiones. Lo mismo pienso con este libro, Raskolnikov le da demasiadas vueltas al asunto. Tanto que yo hasta sentía fiebre, cuando él lo tenía.

Además, está la cuestión de la costumbre rusa de que una persona sea identificada con tres nombres y uno queda pensando: ¿y este de dónde salió? Pero no, es el mismo personaje. El protagonista es Rodión Romanovitch Raskolnikov que en algunos pasajes es llamado Rodia, al siguiente párrafo es Raskolnikov y cuando menos te lo imaginas, vuelve a ser Rodión. Eso me tenía súper confundida. Es que soy medio bobita y a veces me pierdo fácil con tanto nombre. Como dije antes, no es culpa del autor sino mía.

No lo volvería a leer, y se lo recomendaría solo alguien que tenga el tiempo y la atención necesaria, porque una vez que le coges el gusto, te hace pensar en muchas cosas y cuestionar tantas situaciones que aún hoy, después de tantos años, seguimos viendo que suceden en nuestra sociedad.


Les cuento que Amazon tiene una versión descargable a precio 0. Esa fue la que yo leí. También tiene otras versiones con su costo, les dejo entonces Lista en Amazon.com yLista en Amazon.es