CONTACTO

Si deseas deseas ponerte en contacto conmigo, envíame un correo: elcementeriodeloslibros@gmail.com

Buscar en El Cementerio de Libros

Ofertas en Linio

16 de diciembre de 2011

Ana Karenina, Leon Tolstoi (Opinión)

Primero que todo y antes que nada, deben saber que pasé la mayor parte del año leyendo este libro. Era como "la multiplicación de las páginas", entre más leía, más páginas me faltaban, más partes aparecían y pensé que nunca iba a ver el fin hasta el maravilloso 7 de diciembre cuando por fin vi esa maravillosa palabra: FIN. Eso no quiere decir que el libro sea malo. Sólo espero que entiendan por qué es que tengo tan poquita cosa buena para decir y parecerá que estoy "despotricando" en contra del autor.
  • La historia es el argumento perfecto de cualquier novelón de nuestra época: Una mujer llamada Ana Karenina que le es infiel a su marido y se escapa a vivir con el amante, claro, todo eso transcurre en una sociedad en la que es calificada de Paria social, se somete al rechazo, a las burlas, las murmuraciones y además, conseguir el divorcio no va a ser tan fácil como parece, pero ser feliz con su amante lo es más, aún.
  • Ana queda embarazada y el esposo se va para otra ciudad. Así que pasa el embarazo sola, pero sufre alguna extraña enfermedad que la hace estar al borde de la muerte, así que manda a llamar a su esposo, quien llega y decide perdonarla de corazón tanto a ella como a su amante, mostrando así la grandeza de su alma. Estaba tan aburrida con el libro que si Ana hubiera muerto aqui, me habrían ahorrado muchas páginas de tortura, pero no, eso no pasa. 
  • Hay un personaje llamado Constantino Levin (Kostia) quien tiene unos cambios de humor absolutamente inexplicables. Como cuando su hermano Nicolás enferma y le avisan. Su esposa (Kitty) le dice que va a ir a acompañarlo y resulta pensando que ella lo hace solo para no sentirse sola en la finca. ¡Qué horror!
  • Continuando con este personaje, estuve leyendo sobre la vida de Tolstoi y de lo poco que recuerdo, creo que el autor usa a este personaje para hablar de sí mismo. Es decir, me parece que este personaje representa al mismo autor, con sus dudas, sus incomprensiones, sus confusiones, su impotencia al enfrentar y entender algunos aspectos del comportamiento de la humanidad, etc. Igual, trataré de leer más a fondo y si es del caso, hacer un post al respecto.
  • Un punto en contra del autor, (que es más culpa mía que de él) es que a cada personaje se le llama de varias manera, por ejemplo a Esteban (el hermano de Ana) también lo llaman Stiba. Quizás esto es algo muy común en Rusia y basta hablar de Kostia para saber que se refieren a alguien que se llama Constantino, pero mi mentecilla no soporta esos cambios tan bruscos, y me toca incluso devolverme para poder entender de quién hablaban. De todas formas, haré un post dedicado a los personajes donde espero que vean con mayor claridad este asunto.
  • Tienen que saber que Ana tiene un hijo con su esposo que ya está medio grandecito (unos 8 años) y se llama Sergio. Cuando su madre se va con el amante, le hacen creer que ella ha muerto, pero como tiene una visión medio rara de lo que es la muerte, él espera volver a verla pronto. Y así sucede precisamente el día de su cumpleaños, cuando ella irrumpe en la casa, llevándole unos regalos que en medio de tanta emoción hasta se olvida de entregar. Pasado un tiempo, Esteban va a casa de Karenin, donde tiene un encuentro con su sobrino, quien al recordar a su madre, lo mira con cierto recelo, porque sabe que esa mujer hizo algo que hirió a su padre (aunque no sepa bien qué) y siente que debe ser leal al padre. ¡Qué complicación! Creo que en todo caso, quien más perdió y más se vio afectado por toda la situación fue este niño, por eso me hubiera gustado que el autor hablara más de él, pero no lo hace (y menos mal, porque si no hubiera llegado el fin del mundo antes de que yo lograra terminar la novela).
  • Ana se vuelve una celosa obsesiva, siente una lástima exagerada por si misma y la situación en la que ella misma se ha colocado y eso me enloqueció tanto como a ella, que decide suicidarse para que Vronsky (su amante) se arrepienta de no haberla querido como se merecía o algo así por el estilo. Así que ella, en la estación del tren recuerda el accidente que ocurrió el día que conoció al amante (un señor se había tirado a las vías del tren) y ella hace lo mismo. La verdad, si el libro hubiera terminado aqui, habría quedado con la sensación de que faltaba algo, pero me habría quedado satisfecha.
  • Pero no, el libro no termina con la muerte de Ana, sino que viene la VIII parte, en la que lo que dicen de la forma como los personajes ligados a Ana enfrentaron su muerte o fueron afectados por ella es muy poco. Esta parte está más bien dedicada es a mostrar las meditaciones del propio autor sobre el sentido de la vida, a través de los pensamientos de Levin, de manera personal, pienso que todo eso sobraba, que el autor más bien nos pudo haber contado un poco más de la vida de Sergio, el hijo de Ana, ¿qué pasó con Karenin?, ¿Cómo enfrentó la muerte de su esposa?, ¿Cómo quedó lo de la crianza de la hija del amante en manos del esposo?, ¿qué pasó con la señora aquella que le tiraba los perros y toda la manada a Karenin?, ¿Y Vareñka, la amiga de Kitty?, ¿Lograría casarse con alguien?, ¿Qué pasó con las dudas de Stiva?. Sería buen ejercicio escribir un final alternativo en el que se diera respuesta a todas estas preguntas, pero yo no lo haría...
  • En fin, la novela es un reflejo y una crítica de la sociedad de su época, el malo no es el autor sino yo, que llegué un par de siglos tarde al libro. Espero que si alguien ha leído el libro, podamos intercambiar opiniones y no me tire tomates por decir cosas no tan buenas de un clásico de esta magnitud.


8 comentarios:

  1. Es el primer libro que leo del autor, creo que al igual que tu dure mucho tiempo leyendo este libro, pero realmente creo que valió la pena, admito que el final del libro me dejo muchos sin sabores, creo que hubiese sido mas adecuado indagar un poco mas sobre la vida de otros personajes que aunque no fueron los principales, si hicieron un papel sumamente importante dentro de la historia. este fue un libro magnifico debo decir que es de los pocos libros que me llenaron de muchos sentimientos, risa,llanto, odio, preocupación. el autor fue brillante aunque su obra sea extensa y trate de condesar tantos temas en cada uno de sus capítulos, esto no permite al lector guiarse en la estructura histórica (me refiero al tiempo cronológico de la historia) en la que la historia se encuentra

    ResponderEliminar
  2. No te arrepentirás de haber leído esta obra. Y alguna vez, cuando pase el tiempo, volverás a ella. Creo que se debe leer a los grandes clásicos. Por una u otra razón marcaron época, y, además, como en este caso o en Madame Bobary (Flaubert), Jane Eyre (Charlotte Brontë), Cumbres borrascosas (Emily Brönte); Orgullo y prejuicio (Jane Asuten)La regenta (Clarín), y otros, hablaban muy claramente de la condición terrible en la que se encontraba la mujer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó Karenina, me gustan los clásicos. Asi que hoy, cuando he visto en Facebook tu enlace no he podido resistir la tentación de acercarme a curiosear y compartir opiniones.
    Es cierto que es un libro, no sólo largo, sino también denso. Pero merece la pena el esfuerzo que supone empezarlo, a las pocas páginas comienza a ser un placer.
    Me gustó tu blog, te sigo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. @Allosaurus: Si, corazón, creo que ambos fuimos "compañeros de pena". Creo que el hecho de leer Ana precisamente cuando más compromisos teníamos y menos tiempo, fue lo que al menos, a mi, no me disfrutarlo tanto.
    @Pilar: Un placer leerte por acá, quizás tenga razón, y si no disfruté la obra en realidad fue más por cuestiones netamente ajenas al autor o al libro como tal.
    @Mientrasleo: Si, la verdad es que en el fondo, hubo muchas frases que me gustaron....Verás cuando haga el post con estas, son muy interesantes.
    Muchas gracias a todos por pasarse, leer y comentar ;)

    ResponderEliminar
  5. Bien sabes que aluciné a Ana Karenina por el trabajo espantoso que me costó terminar de leerlo. Me parece que la historia de Ana es buena, da para mucho debate y compartir de opiniones, pues nos pone sobre la mesa el papel de la mujer en aquella época y el que ahora tiene que -por desgracia- en algunos lugares no ha variado tanto. Lo que en realidad no pude soportar fue el extenso ir y venir de personajes sobre los cuales al autor solo le faltó decirnos de qué color era su ropa íntima (con el perdón de todos).
    De hecho, al igual que una amiga en común, creo que Ana debió haber sido felíz y realizarse con su nuevo esposo, aunque claro, no creo que hubiera sido muy bien visto por los lectores de Tostoi.
    Estoy de acuerdo en que los que gustamos de la lectura, debemos leer a los clásicos, no lo tomo como un requisito indispensable, pues el placer y el disfrute debe ir por encima de todo, pero no creo, sinceramente, que algún día vuelva yo sobre mis pasos y decida leer Ana Karenina otra vez. Es un libro que no disfruté, sino que sufrí. Para lo que sí sirvió, fue para decidirme a nunca más terminar un libro por disciplina; o lo leo por gusto, o no voy más allá de donde mis ojos y mi ánimo deseen.

    ResponderEliminar
  6. @Tere: Jajajajaja...Si, sufrimos demasiado con lo interminable de este libro....Pero bueno, en fin.... Lo importante es que podemos hablar con verdaderos argumentos del por qué no nos gustó.

    ResponderEliminar
  7. El libro me pareció muy interesante no solo por el hecho de que el autor haya sido tan brillante como para crear toda una historia que podría ser una novela hoy en día, sino por el hecho que le da a la mujer de la época la capacidad de decidir sobre su destino y la felicidad. una obra espectacular att: christian R.

    ResponderEliminar
  8. Hmmm, aun así querida Emma, le voy a dar la oportunidad a este libro. Quizá me pierda una gran obra...o quizá no...veremos

    Gracias por compartir!!

    Besotes

    ResponderEliminar

Deja una huella de tu paso por este espacio...