Ofertas en Linio

23 de abril de 2008

El puerto al que me quedé anclada.

Leí en un libro que uno debe hablar de lo que le duele para cerrar capítulos...
Bueno, ahora hablo de mi super amor... No sé ni siquiera por qué lo llamo así si él ni se acuerda de mi. Pero igual, gracias a las maravillas de la tecnología nos conocimos... Aunque en esa época tener pc no era tan normal como ahora... En esa época uno a duras penas tenía celular jajaja.... Bendito celular... Eso fue lo que nos hizo conocernos...Una equivocación de número y un consejo pedido con timidez...O quizás una soledad agobiante.... No sé... Destino, tecnología o lo que haya sido, un día me mandó un mensaje al celular, me saludó y dijo que solo quería que habláramos....Bueno, chatearamos, bueno... Lo que sea que uno hace por medio de mensajes de texto de celulares. Me pedió un consejo, uno que me mostró de manera contradictoria el lado bueno y malo al mismo tiempo... Le dí un consejo.. Creo que le ayudó porque quedó agradecido. Un agradecimiento que me desmotró de una manera extraña... Perdió el celular, hizo reposición y logró obtener muchísimos mas minutos que antes... Y así empezó nuestra extraña amistad...Una amistad que me llenaba de palabras lindas cuando estaba triste, de consejos o regaños cuando no sabía qué hacer. En fin, una amistad en la que a mi me quedaron muchas cosas, pero al parecer, a él no le quedaron ni siquiera los recuerdos.... No lo culpo por eso, no lo juzgo, ni nada... Sólo quería decirle que fue mi "tabla de salvación" en un momento en el que andaba bastante mal... Espero que sea feliz... Ahora, solo quiero darle final a este absurdo que insisto en llamar amor...Ojalá lea estas palabras y ojalá entienda que se trata de él...
Ahora, espero poder partir de este puerto... Espero poder darle vía libre a mi amor para entregarlo a la persona que lo merezca...Y poder hacerla feliz.