CONTACTO

Si deseas deseas ponerte en contacto conmigo, envíame un correo: elcementeriodeloslibros@gmail.com

Buscar en El Cementerio de Libros

Ofertas en Linio

11 de agosto de 2011

El alma es de papel

Bueno, dije que contaría las aventuras de Emma, aqui va una de las tantas... Emma sólo creyó haberse enamorado una vez (o eso es lo único que ella es capaz de reconocer como amor). Se enloqueció al punto de estar dispuesta a hacer realidad el sueño de él de verla como ama de casa, aunque esa fuera su pesadilla más temida. Pero nada es eterno, ni siquiera el amor obsesivo que te hace cometer locuras, y todo llega a su final...Al menos, "oficialmente"... Porque hay historias a las que siempre les estamos buscando un final alternativo. Esta es una de esas. Y ese día, como muchos otros, él la llamó, con la misma intención de siempre, recordarle (o recordarse a sí mismo) qué tanto era que ella lo amaba y las cosas que estaba dispuesta a hacer por él. Pero esta vez, algo había cambiado así que ella no corrió como siempre, sino que dijo: "Tengo algo del trabajo que hacer". A lo que siguió: "¿El trabajo es más importante que yo?". Normalmente, las personas hablan sin pensar y terminan diciendo cosas como que el Joe was a happy person and the music... o el tan conocido: "Perder es ganar un poco"... En el caso de Emma fue un simple: "Si"... Y si, era hora de que ella estableciera sus propias prioridades y se dió cuenta que infortunadamente, esas migajas de amor (que en realidad es solo sexo), no eran lo que quería, porque al final, siempre termina sintiéndose peor que antes... Porque si al hambriento solo le sirves sobras, no saciarás su hambre, sino que la avivarás como el viento aviva el fuego... Y ese día Emma descubrió que al perder la oportunidad de "verlo", ganó un poco... Un poco de autoconfianza, de autoestima, de todas esas cosas que se esfumaban cada vez que escuchaba esa voz de locutor. Al colgar el teléfono Emma notó algo extraño... Eran como pedacitos, como si algo se hubiera roto... Entonces entendió a qué se debía el sonido que escuchó al decir: "Si", era su alma la que se partía... Ahora, ha guardado los pedacitos en una urna... Y la pirómana que lleva dentro le dice: Si les echas fuego, revivirán de sus cenizas, tal como lo hace el Ave Fénix... ¿Será que se atreve?, ¿será que resultará?

5 comentarios:

  1. Vaya que si es interesante, me has capturado por algunos momentos, donde no importaba nada mas que terminar de leer este texto :D de lujo

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!! Esa es la idea.. Ir mejorando cada día =) Y en especial, lograr captar la atención de ustedes...

    ResponderEliminar
  3. Bien, mi querida escritora, mi atención ya la tienes. Será mi impresión pero siento que proyectas mucho de ti en esta historia. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No, Migue... No son impresiones.. Tal cual es...

    ResponderEliminar
  5. una historia de emma que me ha cautivado y es que es asi las mujeres hacen hoy dia el doble de trabajo donde quedo la igualdad pero me alegra que emma recupere un poco de su autoestima

    ResponderEliminar

Deja una huella de tu paso por este espacio...